El Iberostar Tenerife cede ante el mayor potencial del Valencia

12088116_887103461325249_3543133392304415844_n-500x342

El Iberostar Tenerife cerró este domingo su calendario de amistosos con una derrota en su visita al poderoso Valencia Basket (100-77). Cedió el conjunto insular ante un rival, el taronja, con un arsenal de recursos inmenso, que impuso su superioridad de principio a fin. Lo intentó el grupo de Alejandro Martínez, tras un arranque arrollador de los anfitriones, pero aunque estrechó el cerco, terminó sucumbiendo ante un Valencia llamado a pelear por puestos de privilegio en la Liga Endesa y en la Eurocup.

Tres triples en sus tres primeros tiros a canasta dejaron bien claras las intenciones del equipo local, que circuló el balón con mucho criterio y exhibió un porcentaje de acierto abrumador (14/20 en T2 y 8/12 en triples al descanso) para dejar el partido encarrilado desde muy pronto (22-5, 6′). Y eso que los aurinegros trataron de frenar el vendaval taronja, amparándose en los puntos de Javi Beirán y apretando atrás para amagar con la reacción camino del intermedio.

Cinco puntos consecutivos de San Miguel y un triple de Carter (31-23) redujeron la desventaja, pero el caso es que cada vez que los tinerfeños intentaron meterse aún más en el partido se toparon con una respuesta contundente de un Valencia que, entre otras virtudes, se recreó en el poderío de argumentos de una de las mejores parejas de cincos de Europa, porque por complicado que parezca la llegada de Justin Hamilton amenaza incluso con mejorar a Dubjlevic.

Eso, la conocida calidad del ex aurinegro Luke Sikma y una línea de exteriores demoledora con los Lucic, Shurna, Rafa Martínez y compañía, convirtieron en baldíos los intentos canaristas por apretar el encuentro tras el receso (53-42, 20′). Un 11-2 a la vuelta de la pausa abrió ya del todo la brecha (64-44, 23′) y dejó el último cuarto y medio en un querer y no poder de los tinerfeños.

Hubo aún así una rendija para ver varias acciones de complicidad entre White y Sekulic, el ímpetu de Richotti u O’Leary, un mate poderoso de Abromaitis o varias acciones meritorias de Rey, que tras sufrir lo indecible el inmenso poder interior taronja trató de desquitarse en la recta final.

– Pinchar aquí para ver las estadísticas del partido

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados