El Iberostar Tenerife ‘asalta’ el Buesa Arena

BASKONIA_WEB

Machada en Vitoria. El Iberostar Tenerife asaltó este domingo la fortaleza del Buesa Arena (92-98) al firmar su mejor partido en lo que va de temporada y romper de paso la condición de invicto como local de uno de los trasatlánticos de la Liga Endesa. Cuatro triunfos en liga y otros tantos en Euroliga era la tarjeta de presentación de un equipo, el vasco, que sin embargo hoy se vio superado por un gran ejercicio de fe, intensidad y personalidad de los aurinegros.

El grupo de Txus Vidorreta planteó un partido sin complejos, muy serio en todas las facetas y forjó su triunfo, entre otros factores, en un meritorio acto colectivo (hasta 26 asistencias y seis jugadores en dobles dígitos de valoración) que agarró desprevenido a un Baskonia maniatado, especialmente tras un tercer cuarto de libro de los tinerfeños.

Con Blagota Sekulic otra vez en números de MVP, el Iberostar Tenerife salió con descaro al coliseo vitoriano y no le tembló la mano para coger pronto algunas rentas en el electrónico (2-7, tras triple de Richotti). Lejos de exhibir su vendaval inicial de otras ocasiones, el Laboral Kutxa sufría para seguir el ritmo impuesto por los aurinegros. Blago las anotaba de todos los colores, mate incluido tras penetración, y el Canarias se iba creciendo conforme avanzaban los minutos.

Un mate tras rebote ofensivo de O’Leary para el 12-19 al cierre del primer cuarto terminaba de refrendar la buena puesta en escena de los insulares. Tuvo entonces el Baskonia que recurrir a su estrella, Ioannis Bouroussis, para buscar la reaccion surtiéndole de numerosos balones interiores (22-21, 14′). Pero lejos de venirse abajo, el Iberostar Tenerife apretaba atrás y se mantenía en la puja (40-41, 20′).

Con el Buesa Arena ya algo inquieto, el grupo de Vidorreta acabó de confirmar sus irreverentes intenciones a la vuelta de la pausa con una lluvia de aciertos desde el 6,75. Los aurinegros movieron el balón con mucho criterio, buscando siempre el pase extra para liberar al compañero mejor situado, y por ahí comenzaron a abrir brecha. Hasta seis triples en el tercer cuarto certificaron la estampida visitante.

Con Blago dueño y señor de la dos zonas y White (ocho asistencias) leyendo el partido según mas le convenía a los suyos, el Iberostar Tenerife contestó con contundencia cada uno de los amagos de reacción local (58-64, 28′). Lo hizo Beirán desde la esquina para el 58-67 en un momento clave; y lo repitió poco después un desatado White (60-70, 29′), como si de un martilló pilón se tratara.

El caso es que los canaristas iban sumando además detalles para allanar la sorpresa: desde los buenos minutos en pista de Petit, la determinación de San Miguel, el ímpetu de O’Leary, los destellos de calidad de Abromaitis o el aplomo de Joseph Jones en minutos claves. La incertidumbre crecia aún más en un Buesa Arena que se volcaba con su equipo, pero cuyo respaldo no bastaba a los de Perasovic.

Otra vez White desde el triple (62-77) y de nuevo Beirán, también desde la larga distancia (66-80), frustraban los intentos de remontada local, liderados por Tornike Shengelia. Una canasta de Tim al filo de la posesión tras un pase de ensueño de Jones (71-85, 37′) y una penetración valiente de Richotti (73-87) acababan de minar la moral de un Baskonia, que aún así lo peleó hasta el final (87-94, 39′).

Pero, ya con el triunfo encarrilado, el Canarias no dejó escapar la machada y sumó su tercera alegría de la temporada (92-98), una alegría que además supone la victoria 150 de Vidorreta en ACB. Mejor ocasión imposible para festejarla.

– Pinchar aquí para ver las estadísticas

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados