El Iberostar Tenerife muere en la orilla ante el ICL Manresa

CANARIAS_MANRESA_WEB

El Iberostar Tenerife se quedó este domingo a las puertas de sumar la que hubiera sido su tercera victoria consecutiva al caer ante el ICL Manresa (65-71) en un partido irregular de los aurinegros. Un mal día desde el 6,75 y los errores desde el tiro libre en el epílogo impidieron hacer buena la reacción de los tinerfeños, que fueron buena parte del encuentro a remolque a raíz de una puesta en escena marcada por las precipitaciones.

Tuvo arrestos el grupo de Txus Vidorreta para no tirar nunca la toalla y buscar la reacción, aún estando espeso en ataque y falto de chispa. Reapareció con buenas maneras Saúl Blanco, tras más de seis meses lesionado y una dura travesía para afinar su recuperación; aportó también buenos minutos Niang ‘Petit’ y volvió a desplegar su buen juego Blagota Sekulic (15+9 para 28 de valoración); pero no fue suficiente para derrotar a un ICL Manresa muy serio, que encima se fue hasta 29 veces a la línea del 4,60.

Arrancó a trompicones el Iberostar Tenerife, fallón en los minutos iniciales, circunstancia que aprovechó el equipo visitante para ir abriendo brecha poco a poco (9-18, 10’), amparándose en los balones interiores a Dejan Musli (32 de valoración al final) y en los puntos de Chase Simon (ocho al descanso). Costó lo suyo meterse en la faena, pero la insistencia de los canaristas acabaría por estrechar el cerco.

El caso es que una inoportuna y rigurosa técnica a Joseph Jones permitió al cuadro catalán coger oxígeno con una jugada de cinco puntos (15-25, 14’). Pese a todo, el Canarias fue entonándose en ataque, comenzó a circular el balón con más criterio y apretó atrás para firmar un parcial de 10-2: 25-27, tras canasta de Javi Beirán. Con el partido ya más igualado, el conjunto insular trató de culminar la reacción desde la defensa.

Eso y la irrupción de Niang acabaron por enderezar el rumbo (38-37, 25’), lo suficiente al menos para mandarle un mensaje al Manresa de que tendría que emplearse a fondo para ganar en el Santiago Martín. Sin acierto desde más allá del 6,75 (2/10 al descanso y 4/21 al final), el Iberostar Tenerife recurrió a los balones interiores a Blago y Jones.

Sin embargo, en esa tesitura, con el partido chico a chico, el Manresa aprovechó el buen hacer de Álex Hernández y sacó petróleo del 4,60, con un 25/29, cimentado sobre todo en un Dejan Musli impecable (9/9). Blanco dio un paso al frente en ataque y comenzó a soltarse. El asturiano conectó además bien con Niang (58-55, 36’, tras un 2+1 del senegalés), pero los fogonazos aurinegros no tuvieron la prolongación necesaria.

El partido crecía parejo y empezó a diluirse para los aurinegros a raíz de sus errores desde el 4,60 y un día gris desde la larga distancia. Sus cuatro fallos desde el tiro libre llegaron además en momentos decisivos, circunstancia que el Manresa no desaprovechó. Tres libres del ucraniano Otverchenko para el 62-67, ya en el último minuto, condenaron del todo las opciones locales y encarrilaron el 65-71 definitivo.

– Pinchar aquí para ver las estadísticas

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados