El Herbalife Gran Canaria tendrá que recurrir al milagro en Rusia (66-91)

119487_81_123618_81

El cuadro de Aíto García Reneses tendrá que remontar en Rusia los 25 puntos de desventaja con los que terminó en Gran Canaria. A pesar de ir durante todo el encuentro a remolque, los isleños compitieron de tú a tú en los tres primeros periodos, mientras que en el último, los triples visitantes y la poca fe local decantaron el marcador para el Khimki

Redacción, 24 Abr. 2015.- Se abrió el desenlace de un camino de ensueño. El Herbalife Gran Canaria debutó, en su propia casa, en una final europea tras 52 años de historia, aunque las cosas no acabaron de la forma esperada. Un parcial de 12-32 en el último cuarto rompió los esquemas de Aíto García Reneses, que a pesar de ir a remolque durante todo el partido, pudieron competir de tú a tú durante los tres primeros periodos.

El talento de Tyrese Rice, la determinación de Petteri Koponen y el físico de Paul Davis acercaron, un poco más, la tercera Eurocup para Kurtinaitis, que con hacer un partido regular en casa y ante su público tendrá suficiente para hacer historia en la segunda competición europea.

El acierto desde el triple, anotando siete de los 11 con los que acabaron en el último cuarto, y la diferencia en el rebote (34-25 para los rusos), hicieron imposible una respuesta isleña, que no aprovecharon la baja de Honeycutt y apelan al milagro en Rusia, donde tendrán que remontar los 25 puntos de diferencia con los que el Khimki cerró el partido (66-91).

Paul Davis, en el lugar adecuado

El Herbalife Gran Canaria abrió el marcador de la Final de la Eurocup con una canasta de Eulis Báez tras un gran movimiento de pies, acción que fue respondida rápidamente por una penetración de las ya clásicas de Tyrese Rice. Tras ésta, los nervios empezaron a fluir en el cuadro de Aíto García Reneses, que no daba con la tecla en ataque y veía como el reciente MVP de la Eurocup repartía el juego a la perfección para sacar la primera ventaja de los rusos, con un Paul Davis siempre bien colocado para recibir o rebotear.

Fue entonces cuando apareció de nuevo el jugador dominicano del conjunto canario, que tras cuatro minutos sin anotar volvió a ver aro, forzando además una falta, y a pesar de fallar el adicional, logró lo que necesitaban los locales para coger confianza. Con canastas posteriores de Kuric y Tavares, los isleños volvieron a ver el marcador a su favor.

Paul Davis, de nuevo, asumió el protagonismo en ataque, que aprovechaba los regalos de la defensa del Herbalife haciéndose con varios rebotes ofensivos, mostrando su superioridad al no estar Tavares en pista y anotando continuamente canastas muy fáciles. A pesar de ello, los amarillos enlazaron varias canastas de mérito como un mate de Ian O’Leary tras rebote ofensivo o varios triples de Kuric, aún así, hasta los últimos instantes del primer cuarto los locales no pudieron engancharse al encuentro, cerrando el periodo inaugural con el 19-21.

Paul Davis, una fuerza en la pintura (Foto EFE)

El comienzo del segundo cuarto no fue el soñado por el representante español en esta final, que encajó rápidamente un parcial negativo, llegando a irse el Khimki hasta los diez puntos de diferencia, hasta que Tomás Bellas logró la primera canasta local. Con la entrada de Tavares se vio otra imagen totalmente diferente, cerrando el aro en defensa y añadiendo centímetros en ataque.

Aún así, los de Kurtinaitis seguían muy centrados en la cancha local, y los triples de Monia y Vyaltsev volvían a poner la máxima renta a los moscovitas (24-35, min. 15). El intercambio de canastas volvía a beneficiar al equipo visitante, que aprovechaba los errores del Herbalife por la simple desconcentración, y con un 2+1 de Oriol Paulí se llegó al final de la primera parte, dejando a siete la renta a favor de los rusos (33-40).

El mismo libro, el mismo guion

El comienzo de la segunda mitad empezó exactamente igual que la primera, con una canasta de Eulis Báez, pero en vez de dos puntos, sumó uno más, aprovechando que sobre él se quedó Tyrese Rice. Tras ello, como si fuera un ‘dejá-vù’, nueva sequía local. Tres minutos más tarde, el ’13’ amarillo volvió a dar la misma confianza con otro dos más uno en forma de ‘putback dunk’, anotando, ahora sí, el adicional para bajar la renta a cinco.

Eulis Báez se hace hueco en la pintura (Foto EFE)

La velocidad de Kuric y los problemas de faltas de Vyaltsev y Davis, sentados con tres personales al comienzo del tercer periodo, levantaron al público del Gran Canaria Arena, que con cánticos del “sí se puede” ayudaron a poner a sus ídolos a solo tres puntos.

Da igual que delante estuviera la experiencia del Khimki, era el momento de Eulis Báez. El ala-pívot dominicano se alió con Kuric para seguir soñando, y con la velocidad de Newley y el juego por encima del aro de O’Leary pusieron al Herbalife Gran Canaria a solo cinco puntos, gracias a una canasta que silenció el pabellón de Koponen sobre la bocina (54-59).

Agua fría desde el triple

Como sucediera en el tercer cuarto, los de Kurtinaitis volvieron a salir enchufados en el último periodo, logrando un parcial de 1-11 para poner el más 15 en el marcador, gracias a las canastas de Monia, Vyaltsev y de nuevo Koponen.

La confianza de los de Aíto García Reneses se derrumbó y los moscovitas siguieron ampliando la diferencia sin que nada pudieran hacer los locales, y con un matazo del ex insular, James Augustine, ampliaron la renta a 20 puntos.

Los jugadores del Khimki celebran la victoria (Foto EFE)

El técnico amarillo tuvo que parar el partido para tranquilizar a los suyos y recordar que el partido aún tiene 40 minutos más. La guerra entonces se trasladó al talento individual de los dos máximos anotadores de la competición. Rise y Kuric medían sus muñecas en un cara a cara desde todos los frentes de la pista.

El público quiso levantar los ánimos a sus jugadores, que poco pudieron hacer ante el acierto desde el triple de los rusos, logrando un parcial de 12-32 que puso el 66-91 como punto y final del primer encuentro, dejando en manos de la épica la remontada del Herbalife Gran Canaria en la pista del Khimki.

¿Qué ha pasado en la Adecco Oro? Los locales se hacen fuertes

119494_81_126426_81

Los tres equipos locales se estrenaron en el playoff de Adecco Oro con victoria gracias al apoyo de la afición. Ourense y Breogán sufrieron en Galicia para sumar el primer triunfo, mientras que Valladolid supo mantener la sangre fría en el Pisuerga

Así está el playoff

(2) CLUB OURENSE BALONCESTO – (9) CLUB MELILLA BALONCESTO: 1-0 (86-84)
(3) RIBEIRA SACRA LUGO – (8) QUESOS CERRATO PALENCIA: 1-0 (91-75)
(4) MYWIGO VALLADOLID – (7) PLANASA NAVARRA: 1-0 (68-63)
(5) PALMA AIR EUROPA – (6) ACTEL FORÇA LLEIDA: 0-0 (26/04/2015)

Así fue el primer partido

  • Ourense sufre más de lo esperado: El Pazo dos Deportes Paco Paz le dio la bienvenida al playoff de la Adecco Oro de la mejor manera posible: con una victoria. Aún así, el conjunto dirigido por Gonzalo García de Vitoria sufrió más de lo esperado para derrotar al Club Melilla Baloncesto (86-84), quien a pesar de caer por 18 puntos en el tercer cuarto, no se rindió y estuvo a punto de dar la sorpresa.

    Salva Arco, el ex del Melilla y con pasado ACB, lideró al Ourense en anotación (19) y valoración (22). Otro veterano del baloncesto español, Pedro Rivero, fue el complemento perfecto de Arco en el juego exterior. El base segoviano anotó 16 puntos. Joan Tomàs, con 14 tantos, fue el máximo anotador en el conjunto melillense.

  • La segunda parte sentencia en Breogán: En el otro Pazo de la Adecco Oro, el Provincial dos Deportes, el Ribeira Sacra Breogán se impuso al Quesos Cerrato Palencia gracias a una segunda parte de mucho acierto (91-75). Aún sí, los hombres de Lisardo Gómez no pudieron respirar hasta los últimos momentos debido a la insistencia del rival.

    Alex Llorca fue la referencia ofensiva de los gallegos, que viajarán a Palencia con una victoria importante en el bolsillo. El alero catalán anotó 18 puntos y, junto con Osvaldas Matulionis (17), destrozaron la defensa rival. Por su parte, el gran partido de Oliver Arteaga – 14 tantos y 16 rebotes – no fue suficiente para que los palentinos se fueran de Galicia dando la sorpresa.

    ¿Hay un árbitro en la sala?

    Como recoge KIA en Zona en su Web, en el partido disputado en Lugo entre el Breogán y el Quesos Cerrato Palencia, la lesión de Ángel de Lucas, árbitro del encuentro, obligó a buscar una solución algo fuera de lo común.

    El colegiado no podía continuar y se miró a la grada, donde por casualidad, había varios árbitros debido a que allí se estaba jugando la fase de ascenso a la Liga Femenina, y Víctor Mas, responsable arbitral de competiciones de la Federación Española de Baloncesto, eligió al experimentado colegiado andaluz Germán Morales para continuar con el partido.

    Alvarado, con determinación (MyWigo Valladolid)
  • El Valladolid se estrena con triunfo: El conjunto dirigido por Porfi Fisac se hizo fuerte en el Pisuerga y derrotó al Planasa Navarra por 68-63 en la serie que enfrentan al cuarto y séptimo clasificados de la liga regular respectivamente. El acierto exterior en los momentos importantes y la sangre fría desde el tiro libre fueron clave para los pucelanos.

    Mikel Uriz fue el mejor hombre del MyWigo Valladolid gracias a sus 19 puntos, cuatro asistencias, tres recuperaciones y 23 tantos de valoración. Sergi Pino y Román Montañez también fueron importantes desde el exterior para el equipo vallisoletano. En cambio, en el bando navarro solo pudieron anotar dobles dígitos Miki Servera (16) y Pablo Almazan (11).

ACB.COM