Triunfo de carácter, espoleados por un Santiago Martín inmenso

Un triunfo de carácter. El Iberostar Tenerife se impuso este domingo a un correoso Tecnyconta Zaragoza (100-94) no sin antes tener que levantar un partido que se le puso realmente cuesta arriba (81-86 a 54 segundos del final). Un ejercicio de fe de los aurinegros, que mejoraron considerablemente prestaciones tras el descanso (llegaron a ir ocho abajo camino de la pausa, 27-35); un canastón del mejor Ferrán Bassas para forzar la prórroga y la mayor decisión canarista en el tiempo extra, decantaron la balanza del lado tinerfeño.

El control de las pérdidas tras el paso por vestuarios (solo cinco balones perdidos en los últimos 25 minutos); la paciencia para circular mejor el balón y buscar al compañero mejor situado (27 asistencias al cierre, diez de ellas de Javier Beiránen el mejor registro al respecto de un alero en la última década); y el respaldo de un Santiago Martín enorme, hicieron posible la sufrida victoria insular ante un señor equipo, que volvió a tener en Gary Neal a una auténtica pesadilla para los de Fotis Katsikaris (31 de valoración del estadounidense).ç

El partido nació y creció en contra de los intereses aurinegros, por lo menos hasta el descanso. La buena puesta en escena de los maños, cimentada en un Neal letal, hizo del primer cuarto un pulso entre el exterior rojillo y la verticalidad del polaco Mateusz Ponitka; si bien el Tecnyconta anotaba con más fluidez de la deseada para los canarios (17-22, tras triple de Álex Suárez). Intentó equilibrar la balanza el Iberostar Tenerife; pero el Zaragoza movía el balón con criterio y fabricaba buenas situaciones de tiro para que Blums y Dragovic hicieran daño a la defensa local (27-35); bien desde las esquinas o bajo tablero, por línea de fondo (39-46, min. 20).

Tras el intermedio, el grupo de Fotis Katsikaris dio un paso al frente. El buen hacer de Bassas en la dirección, varias acciones de oficio consecutivas de Fran Vázquez,que lograba de paso situarse 11ª en el ranking histórico de rebotes de la ACB, y el aliento de la grada metieron del todo a los anfitriones en partido. Por ahí, el Canarias firmó un parcial de 9-0 (55-51, tras triple del base de Badalona), aunque el Tecnyconta Zaragoza no se rindió. La veteranía de Blums, muy peligroso desde el 6,75, devolvió el partido al alambre (61-61) y encarriló un último cuarto de infarto.

El Iberostar Tenerife, que se dejaba por el camino varios puntos desde el 4,60 (15/22), amagaba con coger las riendas amparándose en el acierto de Kostas Vasileiadis desde la larga distancia (70-67, 75-72), pero el caso es que los maños respondían siempre con determinación. Siete puntos consecutivos de Neal (75-80) y una canasta en penetración de Tomás Bellas (80-84) pusieron el partido realmente difícil; más si cabe cuando el grupo de Pep Cargol enfilaba el último minuto con cinco de ventaja tras un nuevo acierto de Dragovic (81-86).

Fue ahí cuando, con todo cuesta arriba, el Canarias tiró de carácter y levantó el partido desde la defensa. Una jugada en la que el Zaragoza no pudo sacar de banda, al superar los 5 segundos reglamentarios; un posterior triple de Bassas y un canastón in extremis del catalán, forzaron la prórroga (86-86), ante el delirio de un Santiago Martín totalmente entregado. Una vez en el tiempo extra, el conjunto insular tuvo un plus de energía con respecto a su rival. El oficio de Kostas Vasileiadis y Javi Beirán, clave con un rebote ofensivo y un triple providencial, dispararon ya del todo al Iberostar Tenerife para llevarse una victoria de lo más trabajada.

El Iberostar Tenerife se lleva el primer asalto europeo de 1/8 tras un gran trabajo colectivo

El Iberostar Tenerife enseña los dientes. El grupo de Fotis Katsikaris se llevó esta noche el partido de ida de la eliminatoria de octavos de final de la Basketball Champions League al imponerse a domicilio al UCAM Murcia (66-71), tras firmar un notable ejercicio colectivo en un partido intenso e igualado. Los tinerfeños tendrán ahora que rematar la faena en el cruce de vuelta, que se celebrará el próximo miércoles en el Santiago Martín (19:30 hora insular), para sellar su pase a cuartos, último zaguán previo a la deseada Final Four.

La fortaleza defensiva del bloque, el paso al frente de la supuesta segunda unidad y un acto importante de dureza mental para superar a un buen rival en una cancha casi llena, con más de 7.000 espectadores volcados en un reto que el club local había calificado de histórico, explica en parte el triunfo cosechado hoy por los aurinegros. Y eso que el partido nació cuesta arriba para los insulares, que tuvieron de entrada muchos problemas para anotar con fluidez (12-4, min. 6).

Aún así, el conjunto tinerfeño tuvo la paciencia necesaria para no descomponerse e ir nivelando la balanza desde su solidez atrás. El acierto en la dirección de Ferrán Bassas y siete puntos consecutivos de Javier Beirán cimentaron un parcial de 3-16 para situar a los tinerfeños por delante en el electrónico (15-20). El caso es que los anfitriones reaccionaron aprovechando las segundas opciones en ataque para firmar un 9-0 y recuperar el mando (27-23, 34-28).

Crecía el partido con alternativas de por medio, hasta que el Canarias enfiló el descanso con un punto más de determinación. Dos triples de Rodrigo San Miguel y Tim Abromaitis y cuatro puntos consecutivos de Mike Tobey, incluida una última canasta tras un meritorio rebote ofensivo, permitieron a los canaristas marcharse a la pausa dos arriba (36-38).

La mejoría visitante tuvo su prolongación a la vuelta de vestuarios, sobre todo después de que los de Katsikaris se emplearan mejor para cerrar el aro y evitaran que el UCAM Murcia hiciera daño desde el rebote ofensivo. Los locales perdían entonces por lesión a Hannah y, pese a su dureza defensiva, sufrían sus peores minutos ante la versión mejorada del Iberostar Tenerife.

El Canarias circulaba el balón con criterio, buscaba la mejor opción posible (17 asistencias) y comenzaba a disfrutar de rentas importantes (40-48, 41-51). Lo intentó todo el UCAM pero se tropezó con un equipo, el tinerfeño, muy serio atrás y con oficio en ataque. El poder interior de Mike Tobey, primero; y de Fran Vázquez, después, daba consistencia al juego aurinegro camino del cierre (54-64, min. 35).

Sólo un arreón final, con dos triples consecutivos de Vitor Benite, bien ejecutados, impidió que la ventaja de los aurinegros fuera mayor y dejó en cinco su renta final (66-71), distancia que en cualquier caso habrá que defender el próximo miércoles en la Isla, coincidiendo con el partido de vuelta y con el respaldo imprescindible de la parroquia tinerfeña, requisito clave para que los canaristas avancen hasta el Top 8 del certamen continental.

Kobe Bryant, de Oscar: mejor corto de animación por ‘Dear Basketball’

Kobe Bryant, de Oscar: mejor corto de animación por ‘Dear Basketball’.

Kobe Bryant, además de jugador de leyenda, ya es de Oscar. El exescolta de los Lakers se ha estrenado a lo grande en Hollywood tras ver cómo el corto en el que explica su historia, ‘Dear Basketball’, ha ganado en la categoría de cortometraje de animación. Glen Keane ha sido el encargado de dirigir un proyecto que partía entre los favoritos para hacerse con el galardón.

Durante cuatro minutos, Kobe explica su historia de amor con el baloncesto, el deporte que le llevó a la cima. La película se basa en la carta escrita por el jugador para despedirse, la cual fue publicada el 29 de noviembre de 2015 en ‘The Players’ Tribune’.

El Iberostar Tenerife no puede con un Andorra muy serio

El Iberostar Tenerife no pudo retomar la Liga Endesa con buen pie tras el parón FIBA y cayó derrotado este mediodía ante un Morabanc Andorra muy serio (69-78), que jugó mejor sus bazas en el Santiago Martín para llevarse la victoria de manera justa y merecida. Día irregular de los aurinegros, que no encontraron nunca el ritmo adecuado para imponer sus virtudes ante un rival al alza, que acumula ya cinco victorias consecutivas y se antoja un equipo poderoso para lo que resta de temporada.

El partido nació y creció espeso para los anfitriones, que recurrieron de entrada a los balones interiores a Mike Tobey para intentar contrarrestar a un adversario que metía muchas manos atrás y sumaba de tres en tres con más fluidez que los canaristas (0/5 al descanso en triples). Pese a todo, el grupo de Fotis Katsikaris se fajaba bien en tareas defensivas, lo que le permitía cerrar el primer cuarto por delante (16-14).

El caso es que el conjunto insular no tuvo la chispa necesaria para ir opositando con argumentos de peso al triunfo. Aún echando en falta el acierto exterior y perdiendo la batalla del rebote, el empeño aurinegro, con la verticalidad de Ponitka como principal referencia, le valía para llegar incluso a los cinco puntos de renta (33-28), hasta que un inspirado Albicy, autor de ocho puntos consecutivos echó al traste las esperanzas tinerfeñas de agarrar buenas sensaciones y comenzar a coger el ritmo que más le convenía.

Por ahí el Andorra se fue tres arriba al descanso (35-38). Y lo malo para los locales es que a la vuelta de la pausa, el grupo de Joan Peñarroya hurgaría en la herida. Un Jaime Fernández omnipresente lideró la ruptura visitante (45-53, 46-54) ante un Canarias un tanto ofuscado que no daba con la tecla para llevar el partido a su territorio. El panorama empeoró con el inicio del último cuarto, cuando los anfitriones, muy espesos, estuvieron cinco minutos sin anotar, circunstancia que aprovechó el Morabanc para allanar su camino (52-68).

No tiró la toalla de todas formas el Iberostar Tenerife, que recurrió a su orgullo para buscar la hombrada en el epílogo, aunque ya era demasiado tarde. El amago de remontada aurinegra estrechó el cerco hasta el 67-74, pero no pudo pasar de ahí, ya que el Morabanac Andorra terminaría llevándose justamente la victoria (69-78).

Falla un tiro libre a propósito para no quitarle el récord a un jugador fallecido

El jugador de los Iowa Hawkeyes Jordan Bohannon estaba a punto de batir un récord, pero falló el último tiro libre para honrar al fallecido Chris Street, que fue el primero en conseguirlo

Solo un lanzamiento es lo que le hacía falta a Jordan Bohannon para batir elrécord de tiros libres consecutivos en la historia de los Iowa Hawkeyesdurante un partido de la NCAA, la segunda liga de baloncesto más importante de EEUU. Aunque el equipo consiguió hacerse con la victoria esa noche contra Northwestern, Bohannon falló su lanzamiento número 35, y lo falló a propósito. ¿Por qué? La hazaña de Bohannon habría roto el anterior récord que estaba en manos de Chris Street, quien fuera también jugador de Iowa y que falleció en un accidente de coche en 1993.

“Ese no es un récord que yo debería tener”, decía poco después el joven jugador. Tras errar voluntariamente el tiro libre a 2 minutos y 15 segundos del final del partido, Bohannon señalaba al cielo en un aparente tributo a Street. “El récord merece permanecer en su nombre”.

Bohannon terminó el encuentro con 25 puntos, pero esta vez la atención no recayó en las cifras. Los padres de Chris Street, que tenía 20 años cuando falleció, habían acudido al partido y el de Iowa se lanzó a abrazarlos poco después. “Me he acercado mucho a su familia en los últimos años”, contaba. “Hablé con ellos, me contaron toda la historia y me emocioné mucho”.

“Ha sido la decisión de Jordan”

Street no tuvo oportunidad de poder romper su propio récord: murió tres días después del partido en el que lo consiguió. Mike, el padre de Chris, aseguró que quería que Bohannon rompiera el récord de su hijo, pero entendió y apreció el tributo. “Christopher habría querido que lo hiciera lo mejor posible, pero ha sido la decisión de Jordan”, comentó.

Este tributo llevaba un tiempo rondando en la cabeza de Bohannon. Así lo admitió el jugador. De hecho, justo antes de fallar el último tiro, miró a su hermano Zach sentado entre el público para confirmar por última vez el plan que habían hablado hacía tiempo. Plan que no había compartido con el entrenador del equipo, Fran McCaffery, por miedo a represalias. “Es lo que eligió hacer y me parece genial”, dijo McCaffery poco después. Tanto Jordan como su hermano confiaban en que el emotivo tributo no afectara a la victoria final del equipo.

“La vida es mucho más importante que el baloncesto”, comentaba Bohannon en su cuenta de Twitter. El padre de Street también se pronunciaba en su Facebook emocionado después del partido. “No estaba preparado para eso”, confesaba. “Menuda manera de mostrar tu respeto por un compañero de los Iowa Hawkeyes al que solo conocías por lo que habías leído. Estoy seguro de que Chris querría tenerte como hermano pequeño, pero también estoy seguro de que tu familia no querría renunciar a ti. Gracias, Jordan, por tu increíble y generoso acto de respeto”, finalizaba. Ahora, Street y Bohannon compartirán el récord.

Fuente: El Confidencial