Día especial para los participantes en los Campus de Semana Santa del CB Canarias

12719178_966040956764832_8508543642125304883_o-500x333

Los 120 participantes en los Campus de Semana Santa del CB Canarias, que tienen lugar estos días tanto en La Laguna como en Santa Cruz, vivieron este martes un día especial, al compartir cancha y charla con los integrantes de la primera plantilla aurinegra, el Iberostar Tenerife, en el Pabellón Juan Ríos Tejera.

Los jóvenes vieron entrenar in situ al grupo de Txus Vidorreta en el recinto de San Benito para luego asistir a una ronda de preguntas y compartir pista con el plantel de ACB.

Los dos campus canaristas se llevan a cabo con la colaboración del Organismo Autonómo de Deportes (OAD) de La Laguna, el OAD de Santa Cruz, Fuentealta, Isola Frutos Secos, Sport Zone, Fundación CajaCanarias, Coca Cola y Gráficas Sabater; así como con el asesoramiento técnico de SporTeam Consulting.

Nace ACB Next, proyecto ACB para promocionar el baloncesto en los colegios

131004_81_132150_81

La ACB crea “ACB Next”, un programa de promoción del baloncesto en general y de la Liga Endesa en particular que pretende difundir entre los jóvenes en edad escolar los valores de este deporte como fuente de inspiración en la formación de su personalidad utilizando un modelo aspiracional como es el del baloncesto profesional.

El objetivo que pretende la ACB con el desarrollo de este ambicioso programa, más allá de la promoción del baloncesto, es entrar en las aulas de todos los colegios que se vinculen de forma oficial con esta acción, que recibirán material de juego y entrenamiento, así como asesoramiento técnico por parte de protagonistas de la Liga Endesa.

“ACB Next” pretende educar en el trabajo en equipo, el respeto, la formación, el juego limpio, la responsabilidad social y la valentía, valores todos ellos representativos del baloncesto. Lo hará a través de un contenido audiovisual de entretenimiento pedagógico que los centros adscritos al programa podrán usar de forma gratuita en sus aulas como recurso propio.

La primera de las acciones de “ACB Next” tendrá lugar en el colegio Amanecer de Alcorcón coincidiendo con la presencia del Liga Endesa Tour en un centro comercial de la localidad madrileña. Será una jornada en la que los niños y niñas del colegio, desde infantil hasta bachillerato, podrán participar de las actividades deportivas organizadas por el colegio y a la que asistirán los jugadores Jonathan Tabu (Montakit Fuenlabrada) y Jaime Fernández (Movistar Estudiantes).

Jonathan Tabu y Jaime Fernández son ‘Embajadores de la Liga Endesa’ y junto con otros jugadores de otros clubs de la Liga Endesa, acercarán los valores del baloncesto en otros colegios de “ACB Next”.

José Carlos Hernández Rizo habla en “El eterno desafío II” del CB Canarias

vlcsnap-2016-03-17-09h39m29s107

Tras vivir sus dos primeros duelos en el Luther King, los Canarias-Real Madrid se trasladarían al Juan Ríos Tejera a mediados de los años 80 para vivir otra serie de partidos memorables. El equipo aurinegro, que vivía años gloriosos, clasificación incluida para la Copa Korac y dos sextos puestos consecutivos, pondría a los blancos contra las cuerdas en más de una ocasión, aunque la victoria acabaría sonriendo siempre a los madridistas.

Con José Carlos Hernández Rizo en el banquillo y la pareja Harper-Phillips en pleno apogeo, el entonces denominado CajaCanarias, que había logrado el pase a la A-1, rozó el triunfo en la temporada 86-87. El equipo tinerfeño, con su dúo de americanos sumando 57 puntos entre los dos, caería por 94-100, ante el Madrid de Lolo Sainz. Chechu Biriukov, con 25 puntos, seguido de Larry Spriggs, con 20, y Brad Branson, con 19, evitaron la sorpresa.

Un curso después, ambos equipos se cruzarían dos veces en el recinto de San Benito. En la primera ocasión, el 17 de octubre del 87, el CajaCanarias llevó las riendas durante casi todo el encuentro y llegó a gozar de una renta de 14 puntos (71-57) a nueve minutos del cierre, pero la reacción final del Real Madrid, encabezada por la capacidad atlética de Wendell Alexis (24 puntos) y el poder interior de Branson, volvió a decantar el triunfo del lado visitante por un apretado 79-83.

Ese mismo curso, los aurinegros volverían a caer en el Ríos Tejera. Fue el 16 de enero del 88, y ya con Winslow y Perry como pareja de americanos de los aurinegros, en lugar de Harper y Phillips. El Real Madrid se impuso por 85-104, pese a los 28 puntos de Germán González, el mejor de los canaristas aquella tarde.

Sin embargo, la historia tenía deparado otro gran duelo entre laguneros y madrileños, coincidiendo además con el debut oficial en la ACB de Drazen Petrovic, flamente fichaje de Ramón Mendoza. Aconteció en octubre de 1988, con el lógico inicio tardío de la competición a raíz de los aún recientes Juegos Olímpicos de Seúl. En un partido memorable, la expectación creada para ver en directo al genio de Sibenik convirtió al encuentro en el acontecimiento del año en la Isla.

Tras alcanzar el descanso 17 abajo (40-57), el CajaCanarias acariciaría la machada a la vuelta de la pausa, guiado por uno de los mejores partidos como aurinegro de Kurt Nimphius (16+10) y por un imparable Dan Bingenheimer, quien tras una segunda parte espectacular en la que anotó 22 de los 34 puntos que hizo aquella anoche, curiosamente sería el protagonista de un desgraciado final para los tinerfeños.

El alapívot de Illinois tuvo en sus manos forzar la prórroga en un Ríos Tejera a reventar cuando se fue al tiro libre con 91-93 en el electrónico y solo cuatro segundos por jugarse, pero erró sus dos lanzamientos antes de que Jou Llorente pusiera el 91-95 definitivo. No defraudó Petrovic en su estreno, al liderar a los suyos con 22 puntos y 4 asistencias; mientras que Fernando Martín acabaría igualmente con 22 puntos y otro debutante, Jhony Rogers, se fuera hasta los 19 y 7 rebotes.

El Santiago Martín recupera su magia para sumar una victoria a pico y pala

130442_81_139580_81

El Iberostar Tenerife se reencontró este domingo con la victoria en casa, tarea que se le venía resistiendo esta temporada, en un gran triunfo coral de los aurinegros ante un buen FIATC Joventut (73-68), que peleó por la victoria hasta el último suspiro. El respaldo de la afición dio un plus de motivación a los tinerfeños, que volvieron a gestionar con determinación un final apretado para sumar su novena alegría del curso y la número 150 de su historia en la ACB.

Un canastón de Nico Richotti con el partido en el alambre, dos triples claves de Tim Abromaitis camino del cierre y, sobre todo, la aportación colectiva de los canaristas (hasta ocho jugadores con más de seis puntos), explican en parte la victoria de los pupilos de Txus Vidorreta, quien a pesar de la neumonía que arrastró durante toda la semana, dirigió a los suyos con acierto desde el banquillo.

No fue tarea fácil tumbar a un equipo, el de Badalona, que se mantuvo en partido hasta el último minuto, aferrado a su descaro desde el 6,75 y a un último fogonazo de Brandon Paul en los minutos más calientes. Pero para llegar hasta ahí el Iberostar Tenerife rumió el triunfo con inteligencia, desde la solidez del bloque y el buen hacer de todos sus peones.

El poder interior de Niang sembró de entrada el respeto entre el rival. Los tapones del senegalés y los tiros que desvió fueron haciendo mella en la Penya, que pese a ver aro con facilidad desde el 6,75, no acababa de encontrarse cómodo del todo. El Canarias cerró bien su rebote y corrió cada vez que pudo (10-6, 4’). Solo el desacierto en los triples (0/7 al descanso) impedía a los anfitriones abrir brecha. Eso, y el buen hacer del veterano Demond Mallet, que tiraba de su equipo para evitar la estampida canarista (36-35, 20’).

El partido crecía parejo, si bien el Iberostar Tenerife iba sumando argumentos de peso a sus oposiciones al triunfo. Davin White ofreció destellos de frescura ofensiva a la vuelta de la pausa y Javi Beirán sacó punta a sus fundamentos al poste bajo para forzar una renta significativa camino del último cuarto (47-39, 28’). El caso es que el Joventut no se dio nunca por rendido.

Los puntos de Mallet y la posterior aparición de Brandon Paul llevarían el partido a un final de infarto. Fue ahí cuando los aurinegros, espoleados por un Santiago Martín volcado con la causa, ofrecieron un puntito más de determinación en varias jugadas puntuales, a la postre claves. El arrojo de O’Leary, el aplomo de Sekulic con el partido en el aire, la calidad de Beirán y dos triples vitales de Tim Abromaitis cuando más falta hacían incendiaban el recinto de Los Majuelos.

Con el encuentro chico a chico, un Richotti providencial anotó un canastón en penetración para el 71-68 a falta de doce segundos para el bocinazo final. El Joventut tuvo luego la opción de empatar, pero Sergi Vidal erró su triple y Beirán capturó un rebote clave que acabaría en dos aciertos desde la línea de 4,60, para sentenciar ya del todo una victoria labrada a pico y pala por un correoso Iberostar Tenerife.

– Pinchar aquí para ver las estadísticas

Garra, fe y ¡AFICIÓN! para sumar un sufrido triunfo ante el UCAM Murcia

CRONICA_MURCIA_WEB_2

Un triunfo de fe. El Iberostar Tenerife cerró este domingo la primera vuelta con una agónica victoria ante un buen UCAM Murcia (70-69) en un partido en el que los aurinegros fueron de menos a más. Tuvo que enfangarse en las trincheras el grupo de Txus Vidorreta para enmendar una mala primera mitad, tirar de coraje, enderezar el rumbo con un tercer cuarto casi de libro (24-9) y acabar llevándose un thriller que no se decidió hasta el último suspiro.

Un tapón de Will Hanley a dos segundos del final, tras penetración de Facundo Campazzo, y el error posterior de Augusto Lima en el palmeo, desataron por fin la euforia de la fiel afición local, que pudo festejar de nuevo una victoria, la séptima en total de los canaristas para cerrar una notable primera vuelta.

Pero hasta llegar ahí tuvo que emplearse a fondo un equipo, el Iberostar Tenerife, que salió demasiado ansioso a la cancha. Preso de las imprecisiones en ataque y con una sola canasta en juego en los ocho primeros minutos (un triple de Tim Abromaitis), el conjunto insular tardó en meterse en el partido, circunstancia que el Murcia aprovechó para abrir brecha, con tres triples consecutivos y un parcial de 0-11 (3-13, 8’).

Fue la irrupción de la segunda unidad la que frenó la estampida del rival. La energía de Ian O’Leary y seis puntos de Will Hanley cerraron heridas de manera circunstancial y un triple posterior de Rodrigo San Miguel tras una gran circulación de balón parecía equilibrar la balanza  (14-18, 12’). El caso es que el UCAM Murcia, espoleado por apurar sus todavía matemáticas opciones de Copa, respondió con contundencia.

La versatilidad de Nemanja Radovic, el buen hacer de Sadiel Rojas al rebote y el poder interior de Vitor Faverani, primero, y Augusto Lima, después, pudieron con un Canarias atascado en ataque, muy fallón en los tiros de dos (5/19 al descanso) y superado entre otras cosas por la dureza defensiva de un rival muy físico. Con ese panorama, el conjunto de Fotis Katisikaris jugó sus mejores minutos y manejó rentas suculetas (18-30, 23-36 y 28-40).

Sin embargo, los de Txus Vidorreta voltearon el guión tras el paso por vestuarios. Los tinerfeños igualaron el pulso físico a la vuelta de la pausa, apretaron atrás y comenzaron a soltarse en ataque. El técnico local introdujo variantes en defensa, que atascaron sobremanera la circulación de balón de los pimentoneros. Apareció además Blagota Sekulic (-1 al descanso) para ejercer de líder (15 puntos) e igualar la contienda con nueve puntos consecutivos, cinco de ellos desde el 4,60 aprovechando una técnica por protestar a Campazzo (43-43, 27’).

Un triple del montenegrino y varias acciones de méritos de Hanley y White dieron paso a una brillante puerta atrás de Javier Beirán (52-47, 30’), lo que confirmaba un sobresaliente tercer cuarto de los aurinegros. No le tembló la mano de todas maneras al equipo rojillo que tiró de la clase de Radovic y del carácter de Campazzo para firmar un nuevo arreón significativo: 58-62, tras triple de Scott Wood.

Con el partido chico a chico, serían los detalles los que acabaron desnivelando la balanza del lado local. Los libres de Salva Arco, el aplomo de Joseph Jones y un nuevo triple de Sekulic seguido de un 2+1 de un valiente Nico Richotti (70-66, 39’) dispararon la alegría en la grada aunque no la calma definitiva, ya que el UCAM Murcia apuraría sus opciones metiéndole balones a la muralla de Faverani y a su capitán José Ángel Antelo.

El caso es que los murcianos no anduvieron del todo atinados desde el 4,60. Falló un tiro el pívot gallego para igualar a 70 y las siguientes posesiones, con el partido en el alambre, se vivieron con una gran incertidumbre. Los tinerfeños jugaron sus bazas con criterio y buscaron buenos tiros, pero no terminaron de sentenciar con canastas, así que fue la brega atrás lo que acabaría por darle la victoria.

Tras varias acciones defensivas de mérito de los anfitriones, la penetración final de Facundo Campazzo, ya con el partido agonizando, encontró la respuesta de Hanley con un gran tapón y el rechace palmeado por Lima se marchó fuera, sellando así una victoria de lo más trabajada y sufrida para el Iberostar Tenerife. Un triunfo de fe, un triunfo de garra.

– Pinchar aquí para ver las estadísticas